En el marco del Plan La Revolución de los Aviones que busca duplicar la cantidad de pasajeros volando en la Argentina, el Ministerio de Transporte está llevando adelante la inversión más importante que alguna vez se haya hecho en el sistema aerocomercial. Se trata de un plan por un total de 22.000 millones de pesos para nueva infraestructura y tecnología.

En materia de infraestructura son $19.500 millones para 19 aeropuertos de todo el país. En lo que hace a la seguridad y la eficiencia de navegación son fundamentales las obras ejecutadas en pistas, plataformas, calles de rodaje, balizamiento y torres de control. En lo que va de la gestión ya se hicieron a nuevo las pistas de: Chapelco, Trelew, Mendoza, Tucumán y Ezeiza, todas con nueva tecnología de balizamiento e iluminación; y se finalizó la construcción de las torres de control de: Aeroparque e Iguazú, mientras continúa en ejecución la nueva torre de Ezeiza. El plan de infraestructura de cara a 2019 incluye la modernización de todas las torres de control y la reconstrucción de otras 7 nuevas pistas (Ezeiza (11-29), Córdoba, Iguazú, San Juan, las dos pistas de Salta y Comodoro).

En materia de tecnología de navegación aérea, la inversión será de un total de $2.600 millones. La apuesta en modernización incluye, entre otros elementos: nuevos sistemas de comunicación, radares, procedimientos y sistemas de aproximación instrumental (PBN e ILS) y nuevas aeronaves para las verificaciones de radioayuda y que hagan de soporte al sistema de salvamiento y rescate.

Entre lo ya implementado se destacan: la implementación de un sistema de aterrizaje instrumental ILS en Río Grande –ya operativo- y otro en Neuquén –por operar-; la modernización completa del sistema de radares en Buenos Aires (en terminal, pista y ruta de Ezeiza); el reacondicionamiento tecnológico de radares de Paraná, Córdoba y Mendoza; la adquisición de nueva tecnología VHF y de radioayudas VOR; la creación de un equipo de diseño de PBN propio quetrabaja en la optimización de rutas y procedimientos de aproximación, generando importantes ahorros de tiempo de vuelo, consumo de combustible y emisiones. También se trabaja en el rediseño del Área Terminal Baires para aumentar su capacidad y potenciar su eficiencia.

En lo que va de la gestión las mejoras en términos de nueva tecnología e infraestructura, acompañados de una mayor eficiencia en el control aéreo permitieron resultados como la reducción de un 65% de las demoras de vuelo relativas al control de tránsito aéreo. La optimización de rutas, gracias a la cuallos aviones recorren menos millas para llegar a destino, significó además un ahorro de 10 millones de lts de combustible y 25 mil tn de CO2.

DEJA UNA RESPUESTA